Últimas entradas

Contacta con nosotros

Síguenos en las redes

JUEGOS CON CERA: ¿Cómo se pueden realizar y qué materiales son seguros?

Los juegos con cera (“wax play” en inglés) consisten en derramar cera de vela fundida sobre el cuerpo del/de la sub a modo de tortura erótica, usando diversas técnicas.

Las velas son un elemento de tortura erótica muy popular dentro del BDSM, se trata de un  accesorio muy económico que es capaz de producir sensaciones muy intensas y placenteras en las manos adecuadas, aunque un uso descuidado puede producir algún que otro percance desagradable.

Las velas son utilizadas dentro de una sesión o escena para derramar sobre la piel del/de la sub cera caliente, lo cual produce una fugaz e intensa sensación de quemazón en la zona afectada, seguida de un posterior alivio al solidificarse y enfriarse la cera sobre la piel.

Las sensaciones que produce la cera sobre el/la sub varían notablemente en función de la zona del cuerpo en la que la apliquemos, la cantidad que dejemos caer de una sola vez y la altura desde la que la derramemos. Para subs no acostumbrad@s a los juegos con cera sería bueno comenzar aplicando la cera caliente en lugares con una notable resistencia nerviosa, como las nalgas. La espalda, muslos y brazos ofrecen sensaciones de intensidad media, mientras que el vientre, el pecho, pezones y genitales son las zonas más sensibles a la cera caliente.

Las sensaciones serán más intensas en función de la cantidad de cera que derramemos sobre la piel de una sola vez. Una gota producirá un leve escozor, mientras que dejar caer un chorro de cera resultará en unas sensaciones mucho más intensas, especialmente si dibujamos una línea o círculo, afectando a más terminaciones nerviosas. Si concentramos el chorro o las gotas en un único punto la cera endurecida o seca amortiguará los efectos de la reciente, causando una sensación de calor y adormecimiento nervioso en la zona con costras de cera seca.

Las sensaciones que producirá la cera sobre la piel del/de la sub también estarán condicionadas por la altura desde la que la derramemos. Verter la cera muy cerca de la piel hará que esta conserve al máximo el calor y causará sensaciones muy intensas, el/la sub podrá incluso sentir el calor de la propia llama de la vela muy cerca de su piel. Derramar la cera desde alto causará que las gotas pierdan parte de su temperatura, enfriándose durante la caída, lo cual hará que la intensidad de las sensaciones disminuya. Un/a Dom habilidos@ sabrá jugar con todos los condicionantes que hemos visto para crear su propia técnica de tortura con cera, adaptada a los límites y tolerancias de su sub.

Se deben evitar las zonas que el/la sub califique como vedadas y es importante tener especial cuidado con las más sensibles.

Las velas que utilicemos deberán ser preferiblemente de parafina, se trata de un material con un bajo nivel de conservación del calor y que necesita de poca temperatura para fundirse, algunas parafinas se pueden derretir incluso a temperatura corporal, y se enfrían muy rápido.

Debemos evitar a toda costa las velas con base de aceite, de sebo o de cera de abeja, dado que estos materiales conservan una alta temperatura durante un largo periodo de tiempo y pueden ocasionar serias quemaduras y lesiones si los aplicamos sobre la piel de nuestr@ sub.

Una vez terminado el juego la mejor forma de eliminar los restos de cera sobre la piel del/de la sub es con una ducha caliente o masajeando el cuerpo con una loción de efecto térmico. Aunque si la sesión continúa los azotes de un flogger pueden desprender las costras de cera.

Debemos realizar los juegos con cera apartad@s de cualquier sustancia o elemento inflamable, la llama de la vela es un potencial peligro, por lo que tenemos que tomar las medidas de precaución necesarias para prevenir, por descuido o accidente, que podamos causar un incendio.

 

 

Ilustración: inoue takuya

Publicar un comentario

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.