Últimas entradas

Contacta con nosotros

Síguenos en las redes

ORGASMO ARRUINADO: ¿En qué consiste y cómo se realiza?

El orgasmo arruinado (“ruined orgasm” o simplemente “ruin” en inglés) es una práctica de denegación del orgasmo que consiste en anular o reprimir las sensaciones placenteras del clímax.

El orgasmo arruinado es una práctica que implica un orgasmo con escaso o nulo disfrute, muy popular en sesiones que implican denegación del placer, tortura y/o humillación sexual. Aunque forma parte de las prácticas de denegación del orgasmo el ruin no implica castidad, dado que no persigue impedir el orgasmo, sino cancelar el placer que la persona sub pueda extraer de él. El orgasmo arruinado, por lo tanto, desahoga tensión sexual pero sin reportar con ello un disfrute para el/la sub, ya sea por ser un orgasmo “parcial” o porque se producen toda una serie de intensas sensaciones simultáneas que sobresaturan la receptividad de nuestro sistema nervioso, impidiendo el disfrute de las sensaciones orgásmicas. Es muy habitual realizar ruin mediante torturas sexuales destinadas a provocar esa saturación nerviosa.

El ruin obtenido mediante la tortura sexual persigue anular el placer con el dolor, haciendo que este último suba en intensidad hasta que sustituya por completo o en gran parte a cualquier sensación placentera. Las formas de conseguir este efecto son numerosas y variadas, y dependen de la imaginación y creatividad del/de la Dom, puede lograrse, por ejemplo, torturando con dureza los pezones de nuestr@ sub mientras alcanza el clímax o, incluso, masturbarl@ usando un guante hecho de material áspero, para hacer de ello un verdadero suplicio.

El ruin puede lograrse también masturbando o estimulando sexualmente a nuestr@ sub hasta que observemos los primeros síntomas del orgasmo y, llegado ese momento, cesar toda estimulación, consiguiendo de esta forma un clímax parcial o interrumpido, muy poco o nada placentero.

La sobreestimulación del tacto y de las sensaciones nerviosas en la zona genital resultan muy efectivas para lograr un ruin, aplicar, por ejemplo, un hielo o un vibrador potente en los puntos sensibles de nuestr@ sub en el momento en el que se está produciendo el orgasmo conllevará una sobreestimulación que eclipsará a las sensaciones orgásmicas. Sobreestimular otras zonas sensibles, muy conectadas a las terminaciones nerviosas genitales, tendrá un efecto similar, por lo que las prácticas de sexo anal son un complemento muy adecuado al ruin.

El ruin puede realizarse tanto en hombres como en mujeres, si bien es una práctica más popular entre subs masculinos, especialmente porque se encuadra y ajusta perfectamente con dinámicas y protocolos D/s de castidad y de control estricto del orgasmo por parte del/de la Dom.

El orgasmo arruinado crea en el/la sub un torrente de fuertes emociones en contradicción, por un lado está la frustración del orgasmo sin disfrute y, por otro, la enorme satisfacción que siente por el hecho de sacrificar su placer en beneficio del propio disfrute de su Am@.

El ruin, al igual que cualquier otra práctica de denegación del orgasmo, implica para el/la sub un potente sentimiento de sumisión y de entrega hacia su Am@, precisamente por el hecho de renunciar a su placer sexual para así potenciar el de su Dom. Para algun@s subs el goce de entregarse y de someterse así llega a ser tan intenso que lo prefieren incluso por encima del orgasmo. En estas circunstancias un orgasmo arruinado, lejos de ser un tormento, es entendido como una recompensa por parte de un/a sub que pone su placer en manos de su Dom.

 

Ilustración: eudetenis

Publicar un comentario

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.