...

Últimas entradas

Contacta con nosotros

Síguenos en las redes

ENTREGA: ¿Cómo se gana y cómo se manifiesta?

Se conoce como “entrega” a la disposición, incondicional y sincera, de un/a sumis@ a servir a su Am@, a cumplir sus deseos y/u órdenes, y a proporcionarle placer, incluso si eso implica renunciar a su propio disfrute.

La entrega es la marca de la confianza, el resultado de un profundo conocimiento mutuo entre Am@ y sumis@, de unos límites perfectamente negociados y aceptados por ambas partes, respaldado todo ello por un afecto compartido que se manifiesta con esa entrega por parte del sub.

La entrega supone para la parte sumisa “desnudarse” completamente ante la persona dominante, deposita en manos de esta última el control absoluto, tanto sobre su cuerpo como sobre su propia voluntad, limitándose a obedecer sin discusión, en un extremo ejercicio de confianza.

En un contexto de confianza absoluta, en el que el/la sub es capaz de abandonarse y seguir ciegamente las órdenes y deseos de su Am@, prescindiendo incluso de la posibilidad de usar la Safeword, toda la responsabilidad del cuidado de el/la sub recae sobre los hombros del Dom.

La entrega, por lo tanto, se manifiesta en un absoluto abandono a los deseos de la persona dominante, para un/a sub implica “perder pie” en las aguas bravas de una sesión BDSM, confiando que su Am@ no permitirá que le ocurra nada malo y que no traicionará la confianza otorgada.

El acto de la entrega es en el BDSM el equivalente al famoso ejercicio de confianza de dejarse caer hacia atrás, esperando que tu compañer@ te sujete para evitarte una dolorosa caída. En D/s el acto de “sujetar” consiste en respetar los límites y no abusar del poder otorgado.

La entrega no se compra, es algo que un/a sumis@ debe otorgar por voluntad propia y desde la sinceridad. Un/a Dom sólo puede ganarse la entrega de la persona sumisa demostrando  responsabilidad, compromiso, afecto, madurez, sensatez y respeto tanto fuera como dentro del rol. El proceso por el cual la parte dominante consigue la entrega de un/a sub es, sin duda alguna, un proceso de conquista afectivo-emocional. Resulta extremadamente difícil encontrar una entrega que no esté revestida de un poderoso sentimiento de atracción u apego que la inspire.

Se podría decir que la entrega tiene las mismas dinámicas que el amor romántico, y de la misma forma existen entregas no correspondidas y entregas traicionadas. Un/a sumis@ que se entregue a la persona equivocada puede sufrir un severo trauma que le aleje para siempre del BDSM.

La entrega funciona exactamente igual que la confianza: se construye despacio y es extremadamente frágil. Hay que ganársela todos los días, en cada escena y en cada sesión. La persona sumisa sabrá valorar muy positivamente a un/a Dom que trabaja por ganarse su entrega a diario.

 

 

Autor: Master Spintria

 

Ilustración: keishi

Publicar un comentario

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.