...

Últimas entradas

Contacta con nosotros

Síguenos en las redes

EMPRESA: DÓMINAS vs PSEUDO DÓMINAS

El mundo del BDSM se ha extendido mucho en nuestro planeta, pero  decir que también atrae cada vez a más personas desagradables y escrupulosas que, desgraciadamente, empañan la imagen misma de la Dominación Femenina y del fetichismo en general. Este fenómeno ha aumentado considerablemente durante la última década y debería calificarse de preocupante.

Hay que decir que con una crisis económica más que galopante, este fenómeno sigue aumentando y representa un peligro real para el mundo real de los iniciados. Muchos hombres sumisos caen en la trampa de estas incipientes “pseudo-Dóminas”, y el resultado será nada menos que deplorable. Es cierto que con una sociedad cada vez más involucrada en un mundo virtual, Internet sigue siendo el principal impulsor del mundo BDSM. Pero atrae a un número innumerable de falsificadores o farsantes a los que vemos invadiendo profusamente las redes sociales, los sitios BDSM donde promocionarse y otros medios más convencionales.

Dressage Fanzine se esfuerza por mantenerte informado, especialmente sobre los peligros que debes evitar. No quiero decir que el mundo del BDSM deba limitarse sólo a un círculo muy cerrado, ¡ni mucho menos! Pero no debemos confundir en absoluto a las verdaderas Dominatrices con este género femenino sin escrúpulos. ¡Llámalo Pseudo  Dominas  o Disney Dommes!

 ¡Existen! Porque también atrae a un grupo de estafadores aún más oscuros y sórdidos, como pastores al estilo africano que de repente cambian de sexo y se convierten en Dominatrices. Me di cuenta de esta presencia en un sitio llamado BDSM: Society31.com…

 

CÓMO IDENTIFICAR ESTAS PSEUDO DÓMINAS

Aparecen principalmente en sitios de anuncios de fetiches y BDSM con el título honorífico (o no) de “Princesa” o “Diosa”. Sus galerías son ricas en fotografías de pies, como si todos los esclavos tuvieran un fetiche con ellos. Es un poco más elegante cuando esos mismos pies están cubiertos con tacones de aguja, el mejor par que la dueña puede encontrar en su guardarropa.

Pero los pies se presentan principalmente para ocultar el verdadero rostro de estos anunciantes. O cuando se atreven a revelar toda su anatomía, sus fotos son generalmente de mala calidad, tomadas con un teléfono móvil. Mira, incluso en “Selfies” no te explico la vestimenta, poco elocuente y menos fetichista. Podemos decir que al menos tienen la decencia de aparentar que son reales y aún así… ¿No serían también fotos copiadas de otros perfiles…?

Son las primeras en contactar con los sumisos. Sus mensajes (copiados y pegados para ahorrar tiempo y un mayor número de palomas potenciales) son generalmente simples como… “Esclavo. Soy la Princesa, bla, bla (sin mencionar un nombre) Deseo tener un esclavo que me sirva permanentemente… Bla, bla, bla… Si quieres enviarme te sugiero que entres en un chat conmigo en… etc.”

Una verdadera Ama casi nunca envía mensajes tan espontáneos a los sumisos. Ella simplemente espera a que los sumisos la contacten. ¡Ella misma ya está inundada con cientos de correos electrónicos que deben clasificarse! No va a perder el tiempo haciendo marketing directo buscando esclavos. Y aunque en el código de Dominación Femenina se debe crear distancia entre la Dominante y su sumiso, creo que la verdadera Dominatrix tiene un profundo respeto por este último y eso sí, desde el principio.

La pseudo-Dómina no respeta, se impone desde el principio y toma a sus sumisos por auténticos cajeros automáticos. Están realmente lejos de tener este sentido de comunicación sutil que tiene la verdadera Dominatrix.

De estas “Dommes-Disney” dispuestas a coger al primer sumiso que se les presente, podemos ver una docena en sitios como las redes sociales o sitios de citas como… Collarspace (antes Collarme). Yo ya no navego por estos sitios porque el número de estas pseudo-Dóminas está creciendo.

Las pseudo-Dominas están lejos de conocer las virtudes del juego BDSM, no saben qué es realmente el bondage o el shibari e incluso pueden resultar peligrosas al manejar un látigo o un bastón. Hasta el punto de hacer una mala sesión en vivo con un sumiso.

¡La verdadera Dómina conoce los límites de sus sumisos y los respeta! Se suele establecer una palabra clave para que la Dominatrix detenga cualquier jugada en una sesión.

Pero las pseudo-Dominas (o Dommes de Disney) prácticamente ofician para una gran mayoría de ellas. Esto se convierte en dominación por cámara web, por chat o por correo electrónico. ¡Pero cuidado! ¡Las verdaderas Dóminas que practican sesiones remotas no deben confundirse con estas usurpadoras en ciernes! Siendo el mundo virtual el que es, es decir el más utilizado. ¡La verdadera Dómina tiene un
verdadero talento para dominar a distancia que la pseudo-Dómina no tiene!

 

¡La pseudo-Domina sólo tiene un leitmotiv! Dinero… Con la banalización del mundo BDSM en los medios y gracias a la Web, las pseudo-Dóminas decidieron mezclarse entre la multitud para poder operar. La mayoría dirá que se especializan en dominación financiera. Es cierto que podemos encontrar un número importante de los llamados esclavos financieros para quienes el acto de pagar y colmar de regalos a una mujer es un placer agradable. Pero la invasión de estas pseudo-dueñas de la cartera es bastante preocupante. Sí, hay auténticas Dominatrices que se especializan en la dominación financiera, pero también aquí redoblan su sutileza y profesionalidad en esta práctica y estoy lejos de acusarles de nada, ya que todavía hay una fuerte demanda. Pero hay “Dominar” y “Dominar”. Las pseudo-Mistress no practican la dominación financiera por pasión y placer, ¡sólo tendrán el placer de consultar sus cuentas de Paypal o Western Union para ver si hay dinero cayendo del cielo! Un extra que necesariamente mejorará su habitual.

¡Atención! Es cierto que el mundo del BDSM requiere un presupuesto cómodo ya que los pertrechos, los objetos e incluso los muebles siguen siendo caros. ¡Está lejos de ser un mundo libre! Porque ¡ay! ¡Nada es gratis! Pero la auténtica Dominatrix profesional que cobra a los sumisos por sus sesiones, invertirá Gran parte de sus ingresos en su vestuario, en su equipamiento, en esos viajes por si acaso… Mientras que la pseudo-Dómina se cubrirá de perfumes, vestidos, joyas y voluntad, permitirse hacer cosas que no hacía antes, desplumando a estos queridos sumisos que desgraciadamente son demasiado numerosos para contactar con ellos…

 

CUANDO LO SÓRDIDO INVADE NUESTRO MUNDO BDSM

¡Sí, y una vez más, nuestras pseudo-Dominas parecen muy inocentes frente a lo más tortuoso y sórdido del mundo virtual! Me refiero a esta repentina aparición de los llamados pastores “africanos”. Los más inteligentes (para quienes los correos electrónicos con importantes premios de lotería, de un padre enfermo que deja una fortuna colosal que hay que transferir a una cuenta bancaria, ya no tienen ningún efecto) han encontrado la fuente adecuada. ¡El mundo BDSM y Fetiche! Créeme, ¡muchas de ellos se han insertado en nuestros sitios web y se han presentado como Dominatrices! ¡Me pasó una situación así! Una supuesta Ama de tipo europeo, visiblemente bella, me escribe un mensaje en inglés ofreciéndome ser su sumiso. Quería ir más allá por curiosidad, porque siempre me sorprende que una Dominatrix me contacte primero… Y tuvo la estupidez de dejarme un número de teléfono para contactar…  después de una buena observación por mi parte, noté que el código de su número de celular era… ¡De Nigeria! ¡Nada mal para una rubia! Encuentra el error… Estoy dispuesto a admitir que hay varios expatriados viviendo en África, ¡pero me cuesta imaginar abrir una mazmorra en un país como Nigeria!

Así que eso es lo que te recomiendo, ¡cuidado! Porque estas personas se han apoderado de nuestro propio mundo para difundir sus fechorías y estafas. ¡Debes evitar a toda costa responder a los francófonos y dejarse tentar por estas pseudo-Dóminas de Costa de Marfil y por los angloparlantes de Nigeria! Porque “Princesa” o “Ama”, no sé qué, ¡tiene muchas posibilidades de llamarse realmente Robert o John! Esto es lo que llamamos la estafa africana.

Pero desgraciadamente una gran mayoría de sumisos se dejan atrapar por estos falsificadores de la dominación femenina. Todos vivimos en un mundo primario donde nuestros impulsos suelen prevalecer. ¡Y esto causa un daño notorio a nuestro mundo fetichista! Sí… ¡me refiero al daño que sienten y sufren las verdaderas Dominatrices! ¡El resultado de todas estas sombras es una creciente desconfianza entre
la gente y una imagen empañada del mundo BDSM! Empañado como salida financiera de la industria del sexo.

¡Mientras que el verdadero BDSM no es eso! ¡Todo lo que necesitas es un poco de lucidez e inteligencia para evitar todas estas trampas y restaurar tu imagen creando este matiz entre nuestro mundo y aquellos que dicen ser parte de él!

Autor: Laurent Lebeau

Publicar un comentario

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.