Últimas entradas

Contacta con nosotros

Síguenos en las redes

BDSM EN JAPÓN

¡Cada región tiene su propia cultura! El BDSM siempre será tan diferente en Alemania como en Estados Unidos, Inglaterra o incluso en otros lugares. Incluso si se experimenta con el mismo espíritu, el BDSM seguirá siendo rico en todas sus variaciones y eso es lo que vi en la tierra del Sol Naciente. Y en este país, parece que las relaciones de dominación/sumisión están omnipresentes en la sociedad japonesa.

 

Este país siempre ha vivido en preceptos, códigos, jerarquías, incluso en la vida cotidiana. ¡Basta con leer la novela Stupeur et Tremblement de Amélie Nothomb para darse cuenta de todo esto! Un jefe es un verdadero dios al que hay que adorar. La sociedad japonesa realmente se basa en el concepto de Dominación/Sumisión y debemos afrontar el hecho de que así es como este país siempre se ha revelado económica y socialmente hablando.

 

¡Japón ha tenido una historia muy rica! Especialmente en su época medieval cuando estaba dividida por numerosos clanes (Shoguns y Samurais) que competían por las regiones (actualmente llamadas provincias), habría que esperar hasta el siglo XVI/XVII, durante el llamado periodo “Edo” para ver una cierta reunificación de todos estos clanes y formar un solo país, Japón. No sin dificultades, porque esto desencadenó violentas guerras fraternales en gran parte del archipiélago, particularmente en la región de Kansai (conocida como la cuna del país). Hay muchas ocasiones en las que la ciudad capital ha cambiado. Pasando de Kioto a Nagoya y pasando por Osaka para convertirse finalmente en Tokio.

 

Japón se llama “Ni Hon” y se traduce como “donde sale el sol”. Permaneció en un sistema feudal muy cerrado durante mucho tiempo hasta el siglo XIX, cuando Occidente trajo su cultura y tecnología. Fue una forma de presentarles Japón en su historia, pero entendemos muy bien por qué estas relaciones de Dominación/Sumisión se sienten con tanta fuerza en su aspecto social.

 

Muy a menudo se imagina a Japón como un país ultramachista, incluso casi misógino. Es cierto que en la sociedad japonesa los hombres son claramente superiores a las mujeres en muchos aspectos. Es el hombre que domina profesionalmente y en la vida matrimonial. Una mujer, una vez casada, sigue siendo sólo una esposa que apenas puede llevar el hogar y criar a los hijos. Las mujeres siempre han sido consideradas muy inferiores a los hombres. Lo recuerdo a lo largo de su historia. Nunca ha habido una mujer en el poder, o casi, si tenemos en cuenta un clan liderado por una samurái, creo que durante la era Meji. Pero la situación está cambiando. ¡Esto está evolucionando y las mujeres se emancipan cada vez más, se vuelven autónomas y protagonistas! La sociedad japonesa tuvo que evolucionar. No es raro que una mujer, al no haber conseguido casarse y formar una casa, se dedique de lleno a su vida profesional y comience a crear su propio negocio que dirige con mano de hierro.

 

¡Hoy en día, el BDSM en Japón es una verdadera industria! ¡Especialmente dominación femenina! Lo que crea una paradoja en una sociedad normalmente patriarcal. Sólo hay que fijarse en la increíble cantidad de Bondage Bars de los Clubs S.M que están abriendo y funcionando por todo el país. Además, al entrar, se nota inmediatamente una clientela predominantemente masculina que en la vida cotidiana domina como se desea, pero que no duda en buscar la paradoja de la dominación femenina.

 

 

 

 

Todo me lleva a creer que la industria del Manga (a pesar de la jungla de chicas escandalosamente amarradas y degradadas como objetos sexuales) ha cambiado su manera de ver a las mujeres, poniéndolas muy a menudo en un pedestal. Créanme, soy un gran admirador del manga y del anime y puedo contarles títulos como Prison School, Rent a Girl Friend, MM y muchos otros, en los que la dominación de la mujer está fuertemente ilustrada incluso sin representar un telón de fondo BDSM. Esta paradoja fue incluso ilustrada en la película El imperio de los sentidos (AI NO Korida); una película franco-japonesa de Nagisa Oshima que generó polémica en Japón, censurada durante mucho tiempo
porque representa una escena completamente invertida de la sociedad japonesa. En su escenario a puertas cerradas, ¡es una mujer la que domina!

 

¿Cómo se podría representar el BDSM y la dominación femenina en Japón? Es reconocido como uno de los más duros del mundo. Todo suele basarse en el sufrimiento físico. ¡El bondage y el Shibari son las prácticas más populares! Es normal, el arte de la cuerda no tiene su origen en este país, si no en China, ¡de donde proceden un gran número de japoneses! ¡Luego viene el látigo y la vela!

 

El aspecto cerebral se basa principalmente en la humillación. Es cierto que en la vida profesional japonesa la humillación suele ser la norma. ¡Pero a menudo son aquellos que humillan a sus subordinados en el trabajo o en la vida diaria los que buscarán a quienes inviertan el polo! Encontrarán cierta excitación al ser humillados por una mujer dominante cuando, durante mucho tiempo, esa misma mujer ha sido considerada inferior y debe someterse.

 

 

 

¡El sumiso japonés concede una gran importancia a la humillación en una relación BDSM con una Dominatrix y no duda en sufrir los peores ultrajes imaginables! Basta mirar todos estos vídeos producidos en este país. Pero no es sólo en el cuero y las cadenas donde los hombres ávidos de dominación femenina encuentran su excitación. En primer lugar, no busques una mazmorra en estos bares de Bondage, Soap bares o Mistress Clubs, está prohibido en Japón. Las Dóminas profesionales llevan a sus sumis@s a los “Love-Hotels” donde hay unas cuantas habitaciones equipadas para sus juegos. Existen algunos Maid Cafés muy secretos y donde el hombre que desea someterse va allí para ser recibido por criadas frívolas que buscan ser abofeteadas, maltratadas por ellas delante de todos… Lejos del clásico y muy “Kawaï” (lindo) en el que nos encontramos en un universo más bien Manga.

 

Como creo haber señalado, el Nippon BDSM parece no tener límites. Es bastante común ver establecimientos llamados “Soap Bar” donde la práctica del uro es una especialidad. Lo mismo ocurre con las prácticas un poco más sucias que gustan a los sumisos japoneses. No continuaré, te dejaré adivinar.

 

¡Los Hostess Bars son un gran lugar para estar acompañado por una chica joven por miles de yenes! La mujer domina a estos pobres hombres solitarios haciéndoles vaciar sus carteras, una vez que se vacían una o dos botellas de sake en su compañía y que acaban comprando un pequeño vino francés de una cosecha mediocre por casi 100 millones de yenes. ¡No estoy diciendo tonterías, es genuino! ¡Pero en esta jungla del BDSM japonés, debes tener mucho cuidado! Un gran número de estas Dominatrix (especialmente aquellas que operan en “Mistress Clubs”) carecen extremadamente de experiencia y la practican durante un tiempo determinado por motivos puramente económicos. Generalmente están mal entrenadas y ven el BDSM sólo como un sufrimiento físico que “afectan” a un sumiso. Sólo hay que ver esta gran cantidad de vídeos para darse cuenta de que ni siquiera saben sostener un látigo en la mano. Además, la mayoría de establecimientos están gestionados por la mafia japonesa, los Yakusas… y ¡ay! quien fuera atraído a la guarida de estos bares (hostess, maid cafés, Mistress clubs…) ofreciéndoles unos cientos de yenes para que echaran un vistazo al interior y salieran con una factura astronómica que pagar.

 

 

 

Afortunadamente, hay establecimientos mucho más serios como La Soria en Tokio o Fetishi’SM en Osaka donde las Dóminas están muy bien formadas, aunque pocas de estas discípulas ejercen de esta profesión individualmente. Algunas siguen siendo muy conocidas como Ms Natsuki o Ms Hibiki, ¡estas perlas son excelentes y practican el BDSM por amor y pasión!  Es raro que se destaquen entre la multitud… Pero existen. En definitiva, creo que las mejores Dominatrix de Japón son aquellas que no han dudado en viajar y conocer otras culturas BDSM.

 

¡Pero el japonés, a pesar de su apariencia de macho totalitario, es un gran masoquista profundo! Un pervertido notorio! Puedes verlos por cientos en conciertos de “ídolos” (grupos de chicas jóvenes que cantan y bailan) agitando un palo de luz para motivarlos. Y no importa si la Dominatrix tiene experiencia o no, él soportará este sufrimiento sin límites.

 

Sin embargo, y esto es un punto positivo, el BDSM en Japón se considera incluso una práctica sexual y erótica normal. No se ve como un mundo muy cerrado y tabú como ocurre en muchos países del planeta. ¡El BDSM aparece en todas partes, en los mangas, en los lugares temáticos y también en la vida cotidiana de los japoneses! Es completamente normal que un japonés acuda a un club de bondage o Mistress como si fuera a tomar una copa en un bar clásico después del trabajo. A la industria del BDSM le está yendo maravillosamente bien en Japón. Y como es un país que se entrega a un individualismo preocupante con una tasa de natalidad muy baja, ¡podemos decir que al BDSM todavía le
quedan algunos días por delante! Lo cual es preocupante, me dirás, pero muy emocionante.

 

¿Pero hasta cuándo? Pregunta molesta…

 

Laurent Lebeau

Publicar un comentario

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.