...

Últimas entradas

Contacta con nosotros

Síguenos en las redes

RETRETE HUMANO: ¿En qué consiste y qué prácticas implica?

El retrete humano (“human toilet” en inglés) es un juego de rol BDSM en el que la persona sumisa adopta el papel de WC, ya sea para recibir los fluidos y/o excrementos del/de la Am@ como para ser humillada.

El retrete humano es un juego de D/s que se caracteriza por la humillación extrema y la objetivización sexual de quien ejerce el rol sumiso, dado que implica adoptar la función y/o la apariencia de un WC. Dadas sus connotaciones dicho juego se suele practicar en un cuarto de baño, dado que esto permite que la escena cuente con un ambiente externo que la haga más inmersiva y morbosa, aunque no es imprescindible. Hay tres formas de enfocar esta práctica: hacer de ella un juego escatológico en el que el/la sub ejercerá literalmente como un WC recibiendo/consumiendo los excrementos del/de la Dom; orientar el juego hacia la humillación sin tener que recurrir a prácticas escatológicas (si la parte sub las establece como límite rotundo), en este caso el juego se enfoca en la caracterización del/de la sub como WC eludiendo el “scat play” y otorgando más protagonismo al bondage y a la humillación sexual, sustituyendo las deposiciones fecales por otros fluidos como saliva o semen, o bien usando chocolate o zumos para imitar heces y orina; por último también podemos orientar el juego hacia el exhibicionismo o el “public play”, realizándolo en un cuarto de baño público o haciendo que participen en la sesión varias personas, esta tercera opción es la más extrema del juego, dado que implica más peligros y asumir toda una serie de riesgos sociales y médicos.

El juego del retrete humano también puede implicar que el/la sumis@ deba limpiar con la lengua el WC, beber el agua contenida dentro de él (con o sin excrementos) o lamer el suelo al pie del mismo.

Es conveniente limpiar y desinfectar antes de jugar el WC, por dentro y por fuera, así como los suelos, con productos químicos de limpieza y/o lejía y dejar que dichas sustancias se diluyan lo suficiente antes de comenzar a jugar para que no sean peligrosas para el/la sub. Los juegos en baños públicos revisten el riesgo de la duda respecto a su higiene, en muchos casos no es la mínima indispensable, no es recomendable jugar en ellos a menos que llevemos productos para limpiarlos y desinfectarlos antes. Si participan más personas tendremos, como es natural, que investigar antes si tienen alguna enfermedad patógena.

Las formas más extremas de “human toilet” implican hacer que el/la sub sirva de retrete indefinidamente o que tenga que consumir otros desechos que usualmente se arrojan al WC como colillas/ceniza, papel higiénico, tampones o incluso condones usados. Estas prácticas, aunque puedan resultar morbosas para fantasear, no son para nada recomendables, ya que entrañan serios riesgos sanitarios, especialmente el consumo de desechos no orgánicos, y el consumo regular de excrementos humanos también puede causar a largo plazo serias dolencias digestivas.

El juego del retrete humano no resulta peligroso si se realiza desde la prudencia, la responsabilidad y la higiene, debemos tener siempre presente los límites consensuados y, como en cualquier práctica extrema, realizar un acondicionamiento previo del/de la sub antes de jugar.

Publicar un comentario

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.