Últimas entradas

Contacta con nosotros

Síguenos en las redes

LAS ENERGÍAS DEL PUSSY POWER

Quien nunca estuvo en la situación de la foto que antecede esta entrada, jamás podrá comprender la energía que tomamos de los esclavos las Dóminas cuando tenemos varios de ellos abajo de nuestros pies (literalmente).

Creo fervientemente en las energías ocultas y especialmente, en la Dominación/sumisión hay una corriente invisible que nos proporciona a las mujeres dominantes un poderío muy grande y a la vez distinto a cualquiera de las que pululan en el mundo vainilla, donde una mujer no consciente de su Pussy Power, con un simple halago de cortesía ya siente que es atractiva.

La Dómina Real tiene un cierto atractivo especial que hace que no haya necesidad de ataduras o gritos amenazantes de su parte, para que el esclavo sienta el impulso de echarse a sus pies. Ese atractivo puede traducirse como la percepción que ELLA misma tiene de su poderío, y no la que necesita que otro se lo diga.

Entonces se produce una especie de vampirización de su parte y de una adicción de la parte sumisa, lo que se traduce en ese gran intercambio energético tan fuerte para ambos roles.

Yo he salido de varios eventos públicos (y privados actualmente) totalmente energizada, sintiendo la carga erótica de quienes acariciaban mis botas con fervor, un hombre de cada lado, con distintos tipos de caricias, unos lamiéndolas, otros acariciándolas, otro cual bandeja humana para apoyar mi copa, otro a MI lado sintiendo el aroma de mi cabello, y un poco más adelante o a los lados mirones compulsivos asomados a mi mundo, a mi escote o a lo poco (o mucho) que les dejaba ver mi lencería de cuero. Puedo asegurarles que toda mujer pervertida que se precie de tal, no debería prohibirse alguna vez esta situación. ¿Cómo se logra? Yo ya he escrito en otras ocasiones que una sonrisa sádica seduce mas que una orden carcelera a gritos.

 

Autora: Mistress Carol.

Publicar un comentario

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.