...

Últimas entradas

Contacta con nosotros

Síguenos en las redes

JUEGOS CON SALIVA: ¿Cómo se pueden practicar y qué debemos tener en cuenta?

Los juegos con saliva son relativamente habituales en escenas enfocadas a la humillación sexual de la persona sub, pudiéndose orientar también hacia la práctica de la adoración de fluidos.

Los juegos con saliva son compatibles con una gran variedad de situaciones que pueden darse durante el desarrollo de una sesión/escena BDSM. Muchas veces conforman una parte natural de otras prácticas o se pueden realizar como parte de un fetiche específico por este fluido.

Los juegos con saliva más comunes implican el intercambio de este fluido durante los besos, o el uso del mismo como lubricante natural improvisado. En los juegos de humillación el/la Dom puede utilizar la saliva para dar más morbo a la situación, escupiendo al/a la sub o haciendo que est@ reciba la saliva que deja deliberadamente escurrir de su boca. A algunas personas les resulta muy excitante este tipo de prácticas e incluso lamer la saliva que el/la Dom deja caer sobre el suelo o sobre otros objetos, como zapatos/botas o juguetes.

Otras formas de jugar con saliva consisten en cubrir con ella todo el cuerpo del/de la sub usando diversos métodos, recogerla con vasos para después hacer que el/la sub la consuma, ponerle una mordaza al/a la sub que le obligue a ensuciarse a sí mism@ con su propia saliva, etc. Hay que tener en cuenta que la saliva es un fluido corporal que puede ser la vía de transmisión de muchas clases de enfermedades, por lo que debemos tomar una serie de precauciones para poder disfrutar de forma sana y segura de esta clase de juegos. Antes de jugar debemos asegurarnos de que nuestr@ compañer@ no es portador@ de alguna enfermedad susceptible de ser transmitida por la saliva, tales como la caries, el herpes bucal, dolencias del aparato digestivo o respiratorio, candidiasis, etc.  A la hora de jugar con saliva esta debe ser fresca, y antes de comenzar deberemos higienizar al máximo nuestra boca para evitar experiencias desagradables, los enjuagues bucales son una buena forma de hacerlo, así como las soluciones con flúor. Para prevenir infecciones deberemos evitar el contacto de la saliva con los ojos y heridas abiertas o recientes. Tendremos que evitar también usar saliva en los genitales o el recto si existen desgarros o irritación por precaución. Es seguro verter saliva en la boca y sobre la piel del/de la sub, pero al terminar debemos lavar la piel y la boca.

 

 

Ilustración: geumsan lee

Publicar un comentario

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.