Últimas entradas

Contacta con nosotros

Síguenos en las redes

JUEGOS CON ORINA: ¿Cómo podemos realizarlos y qué precauciones debemos tomar?

Los juegos con orina (“piss play” en inglés) son prácticas que implican el uso o consumo de orín con fines sexuales. Estas prácticas se engloban en los juegos con excrementos (“scat”).

Los juegos con orina se engloban en las prácticas de adoración de fluidos y tienen un claro componente de humillación sexual para el/la sub. Esta práctica resulta chocante para muchas personas por su carácter escatológico, pero es precisamente esto lo que la hace tan morbosa.

Numeros@s Am@s sádic@s y sumis@s masoquistas aprovechan el enorme potencial de estos juegos en sus sesiones o escenas. Jugar con orina produce sensaciones y emociones intensas, por un lado tenemos la sensación de romper tabúes, traspasamos límites psicológicos, y por otro la humillación y excitación que produce es verdaderamente intensa. Un/a sub que sienta la orina sobre su cuerpo o en su boca notará como una humillación casi intolerable se junta con una excitación intensa, incrementada por el morbo de estar haciendo algo sucio y prohibido.

Para el/la Am@ que contempla este tipo de escenas la extrema humillación del/de la sub le hará experimentar un placer y una excitación absolutamente fuera de todo límite. No tod@s disfrutan de estos juegos, pero nada nos impide proponérselos a nuestr@ compañer@ y hablarlo bien.

Hay muchas formas de realizar estos juegos, desde orinar sobre el cuerpo de nuestr@ sub hasta hacer que reciba nuestra orina en su boca usando diversos métodos y medios, pudiéndose tragar o no el orín dependiendo del consenso. Una forma muy popular de realizar estos juegos es convirtiendo al/a la sub en una especie de “urinario humano”, realizando una performance en la que caracterizamos a nuestr@ sub como un orinal, aplicándole hasta elementos específicos que aumenten su humillación y sensación de objetivización, como podéis ver en la imagen.

Si bien la orina no es tóxica y no supone un riesgo importante para la salud tampoco es totalmente aséptica, la orina de una persona sana puede contener bacterias patógenas dañinas, además contiene sustancias de desecho orgánicas tóxicas como urea, creatinina, amonio y cloruro.

Desde el punto de vista médico no es perjudicial la ingesta ocasional de orina, pero si es peligroso un consumo de orín continuo y prolongado. No supone un riesgo para la salud retener orina en la boca, siempre y cuando no se padezcan lesiones bucales que se puedan infectar.

La orina tiene componentes proteínicos que se descomponen creando putrefacción (igual que el semen) por lo que siempre deberemos jugar con orina fresca, ya que es el momento en el que este fluido está en un estado más aséptico, usar orina “oxidada” no es nada recomendable.

Al verter orina sobre la piel debemos observar si existe alguna herida que pueda infectarse y evitar mojar la zona en la que se localice. Una vez terminado el juego deberemos limpiar muy bien la piel con una generosa cantidad de jabón. Hay que vigilar las reacciones alérgicas.

La orina puede aplicarse también a la persona sumisa a través de un enema. El enema de orina no es peligroso si el fluido es fresco y si es nuestr@ o de una persona sana, es conveniente diluir el orín en agua para que no resulte demasiado abrasivo para la mucosa del intestino.

A algunas personas les excitan los juegos con orina, pero les resulta desagradable la orina de verdad, dado que tiene un gusto alcalino muy fuerte. Es posible crear orina falsa usando limón, agua, sal y/o bicarbonato en la proporción correcta, prescindiendo de orín auténtico.

 

Ilustración: d-stop

Publicar un comentario

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.