...

Últimas entradas

Contacta con nosotros

Síguenos en las redes

FETICHE DE PIES: ¿En qué consiste y cómo se explota en el BDSM?

El fetiche de pies (“foot fetish” en inglés) consiste en obtener placer sexual al ver, besar, tocar, acariciar, lamer, oler o chupar los pies. Es un fetichismo común y muy presente dentro del BDSMK.

El fetiche de pies o podofilia es un fetichismo sexual ampliamente extendido y popularizado. Suele comenzar a manifestarse en la infancia y la preadolescencia en forma de una fijación/fascinación por los pies y en la adolescencia dichas pulsiones se sexualizan, pasando a dar lugar a este fetichismo. Si bien en tiempos pasados este fetiche, como tantos otros, ha sido demonizado como “desviación” sexual por los psicólogos no hay nada de malo en tenerlo siempre y cuando no condicione muy severamente nuestros procesos de respuesta sexuales y de excitación, dado que si puede ser problemático y frustrante para nuestra vida íntima, como pasa con todos los demás fetiches, si solo somos capaces de desencadenar una respuesta sexual con la intermediación del fetiche en la escena, no siendo posible de ninguna otra manera.

Un fetichismo no debería controlar nuestros procesos de respuesta eróticos, sino ayudarnos a potenciarlos creando un ambiente que los favorezca, pero sin condicionarlos. Un fetiche de pies que cumpla esta premisa de “potenciador” no condicionante es perfectamente saludable.

Dentro del BDSMK el fetichismo de pies está muy ligado a las prácticas de humillación y de D/s, también a ciertos elementos de vestimenta como el calzado, según sea su tipo, como por ejemplo los tacones altos, el fetichismo por los pies se incrementa de manera importante.

Hay muchas formas de incluir prácticas fetichistas de los pies dentro de una sesión/escena BDSM, vestir calzado específico, hacer que el/la sub bese, acaricie, lama, huela o chupe nuestros pies (descalzos o calzados), dar o recibir masajes, pisar al/a la sub con ellos, etc.

Los pies pueden también usarse para prácticas sexuales con un alto contenido de humillación y/o tortura para el/la sub, como el footjob (masturbación con los pies), tortura genital mediante pisotones o patadas, usar los pies para penetrar la boca/ano/vagina del/de la sub, etc.

Un/a Dom fetichista de pies también puede disfrutar de masajear, lamer, besar, oler y chupar los pies de su sub, por ejemplo mientras estos están atados. De igual forma much@s Dom fetichistas de los pies disfrutan de azotar esta parte del cuerpo con toda clase de útiles, desde floggers y palas de spanking hasta varas, cañas y reglas, que aplicados en una zona tan sensible como la planta del pie producen sensaciones muy intensas. Se debe tener cuidado a la hora de torturar los pies, dado que se pueden producir heridas y marcas muy dolorosas.

A la hora de incluir en nuestros juegos prácticas de fetiche de pies debemos prestar mucha atención a la higiene de los mismos. Los pies son una parte del cuerpo propensa a infecciones de hongos y a la proliferación de bacterias necrófagas (causantes del mal olor de estos). Antes de jugar debemos asear nuestros pies lo mejor que podamos mediante un lavado con abundante jabón y/o aplicando soluciones hidroalcohólicas para esterilizar y prevenir infecciones cuando estos entren en contacto con nuestras mucosas o heridas que podamos tener en la piel.

 

Ilustración: shigeru

Publicar un comentario

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.