Últimas entradas

Contacta con nosotros

Síguenos en las redes

BDSM = UN SENTIR

Todos los sueños de los que me acuerdo al despertar, siempre van relacionados, directa o indirectamente, con el BDSM.

BDSM es pasión, un sentir, un estilo de vida.

Nací con carácter y moriré siendo Mujer Dominante.

Sesionando se me eriza la piel, me transformo en lo que soy, hasta me cambia el color de ojos según mi estado de ánimo, de azul, gris o verde. El BDSM me emociona, me estremece.

Si además hay feeling con el sumiso o con la sumisa, no hay nada mejor, complicidad, sensualidad, ni hacen falta palabras para entendernos, solo dos personas que se encuentren en el mismo punto de la vida.

BDSM es confianza y comunicación, es la base. Obviamente  que todo sea consensuado, es algo indiscutible.

Amo cuando me entregan la sumisión, pues es algo voluntario, algo hermoso e incomparable.

Una Mujer de carácter dominante no es Dómina sin los sumisos y las personas de carácter sumiso, no son sumisos sin una Dómina… Por lo tanto, uno sin lo otro no existiría, nos complementamos.

Los sumisos para mi son importantes y necesarios (siempre a mis pies, claro), no soy de las que odian a los hombres, sino todo lo contrario.

Al ser Dómina bisexual, también me encanta sesionar con sumisas. Una Mujer sumisa también es una Mujer empoderada, a su manera.

La Mujer es fuerza, poder, belleza y virtud en todos los sentidos.

Hecho de menos el Glamour, la exclusividad, el lujo de lo que era el BDSM al principio… Hubo mucho respeto, mucha educación, protocolo. Ni pensar en que un sumiso le tutease a una Dama o la mirase directamente a los ojos sin tener el permiso. En todo momento los sumisos sabían cómo actuar o qué hacer, pues han sido instruidos e informados previamente o antes de dirigirse a una Dama se han informado previamente de cómo hay que hablarle correctamente a una Dómina. No valía el “Yo no lo sabía” o “Es que soy novato”. Eso eran y siguen siendo excusas nada válidas.

Un sumiso/esclavo en propiedad debería vivir por y para su Dueña, estar pendiente y preocuparse por su bienestar general y a cambio ella cuidará de él.

Un último apunte a modo muy personal y dejar claro que NO pretendo a atacar a nadie, es que yo creo firmemente que una persona o nace siendo Dominante o nace siendo sumisa (dentro del mundo BDSM, claro), lo de ser switch para mi es como solo querer jugar duro. Lo respeto, de hecho tengo conocidos y amistades que se “etiquetan” como switch, pero de verdad, para mi una persona no puede ser las dos cosas y vivir el BDSM de forma seria, como estilo de vida.

 

Autora: Reina Ladgerda. 

Publicar un comentario

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.