...

Últimas entradas

Contacta con nosotros

Síguenos en las redes

BONDAGE SUAVE: ¿Cómo se realiza y que materiales se pueden utilizar?

El bondage suave (“soft bondage” en inglés) hace referencia a la práctica de aplicar ataduras no demasiado restrictivas sobre la persona sumisa, relativamente confortables y fáciles de deshacer.

El bondage (la “B” dentro de las siglas BDSM) es la práctica icónica del sadomasoquismo. Tiene muchísimas variantes y subgéneros y se puede clasificar atendiendo a diferentes factores (materiales, dificultad de realización, estética, nivel de restricción, zonas que ata, etc).

En este caso voy a analizar de forma genérica lo que se conoce como “soft bondage“. Resulta muy habitual que las personas que se inician en el BDSM, utilicen el autobondage como forma de exploración. L@s más afortunad@s pueden encontrar a un/a Am@ con experiencia que les guíe en esta exploración. El soft bondage implica una inmovilización parcial del cuerpo, nunca total, en la que el/la sumis@ tiene la posibilidad de liberarse por sí mism@ sin demasiados problemas. Los materiales usados suelen ser caseros o relativamente endebles, como cuerdas delgadas, cintas, telas, bandas elásticas, etc, lo que permite una liberación rápida aplicando unas tijeras en caso de necesidad. Muchas veces aplicar este tipo de bondage por encima de la ropa o usando nudos débiles, no corredizos, garantiza una liberación sencilla.

Sin embargo, a pesar de lo endebles que puedan ser los materiales usados, se debe evitar en todo caso aplicar ataduras en las ingles, axilas y en el cuello, zonas muy sensibles y susceptibles de causar problemas circulatorios o de respiración. Las sex-shop ofrecen diversos tipos de juguetes que pueden usarse para practicar soft bondage, como cuerdas de seda, cintas de bondage, esposas con dispositivo de apertura fácil, grilletes con cierre de velcro, etc. Es muy importante testar la seguridad del material para asegurarnos que se adecúan a las condiciones para realizar soft bondage, dado que algunos materiales, a pesar de ser caseros, como la cinta aislante, tienen un gran poder de inmovilización y puede ser difícil liberarnos sol@s, lo mismo pasa con las esposas que se abren exclusivamente con una llave.

Los cinturones de cuero son excelentes elementos de inmovilización, así como una cuerda de tender, una bufanda o incluso corbatas. Es desaconsejable usar elementos demasiado rígidos como cables, alambres o cadenas. Las bandas, tubos o tiras de plástico o caucho deben usarse con precaución, dado que se ciñen mucho a la piel y pueden cortar la circulación sanguínea. Un soft bondage prescinde de posturas de estrés que nos puedan impedir liberarnos o que puedan suponer una carga de tensión excesiva y/o incómoda en las articulaciones del/de la sub.

Especialmente si jugamos sol@s, es muy importante tener presente en todo momento que el bondage, aunque sea de baja intensidad y complejidad, es una práctica que requiere de mucha responsabilidad y prudencia, dado que si se realiza mal las consecuencias pueden ser serias.

 

Autor: Master Spintria

Ilustración: luckrabbitreflex

Publicar un comentario

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.